Text

Darwin

La primera vez que hablé con quien luego sería la novia de mi ex (que al momento en el que se escribe esta publicación, es actual de otra de mis exs porque el mundo es un lugar extraño) fue en la barra del bar de unos rugbiers. Yo estaba más preocupada por la mezcla de colores del cowboy (un shot que me había recomendado el barman después de decirme que con gusto me daría un orgasmo -!-) que por las estupideces fachas que estaba enunciando mi interlocutora, pero de todos modos escuché atenta con media sonrisa. 

La muchacha me contaba que además de ser fotógrafa, estudiaba filosofía. Yo luego agregaría “fotógrafa” a la lista de cosas que, a menos que tengas un título que lo avale, tenés que dejar de autodenominarte y esperar a que los demás lo hagan. Pasa lo mismo con “inteligente”, “bonita”, y “sarcástica”. Roza lo patético ponerlo en tu propia bio y más si nadie lo piensa. Pero volviendo al tema, me contaba que estudiaba filosofía y que reflexionaba acerca de cosas como una que me describió: decía que Darwin y la supervivencia en función del adaptarse la habían puesto a pensar en cómo el ser humano es el único animal que le da espacio y apoyo a los menos afortunados de la especie y que de algún modo estábamos fomentando el autoboycott.

En ese punto llegó el momento en el que no pude más con el holocausto en potencia que tenía frente a mis ojos e inquirí si acaso proponía rifle sanitario para los discapacitados al momento del nacimiento, con esas textuales palabras, claramente, porque no perder los estribos no es lo mío. Pensó un momento y alegó que le faltaba pulir su teoría, pero jamás lo negó. 

Text

Minitah

Estuve todo el viaje de vuelta parada en el pasillo mirándome en el reflejo de la ventana del tren y me di cuenta de que soy demasiado buena, muy inteligente y con mucho swag, muy cool. Hay un solo paso que me separa de levantar minas con pala y es cuidar mi estética. Pero me da paja y es más fácil ignorarlo, lloriquear o compensar con otros aspectos.

Text

Cuando los hijos de mi madre tienen problemas amorosos con alguna mujer, no comen. Resulta increíble, yo sé, porque más de uno los ha visto bajarse hamburguesas como si acabaran de volver de la guerra, pero no miento. Obvio que al varoncito le pega mal porque además de tender a la baja presión, no cuenta con ‘reservas’ como esta humilde servidora.

Pero igual mamá ya quedó traumada y ante el menor signo de break-up nos compra cosas ricas para tentarnos y que no caigamos en la espiral de los tres días de anorexia. 

En cualquier caso recordé aquello porque tengo mucho hambre y porque una vez tuve que perseguir a María Virginia 15 cuadras (no tuve que pero igual quería hacerlo) y tras que me comieron los mosquitos y no tenía medias, tampoco llevé SUBE ni monedas ni una mierda. Y cuando llegué a casa, en la heladera me esperaba queso azul <3

En fin.

Perra.

Text

Mi madre me contó que la suya despertaba a su esposo en la madrugada para avisarle que había una cucaracha en el cuarto porque las ESCUCHABA caminar.

Ahora entiendo de quién pude haber heredado un oído tan sensible, porque a mi familia no parece perturbarle mucho hablar a los gritos, no callar al perro, no callar a la tele. Y a mis amigos no parece perturbarles ir a boliches y a recitales y no taparse los oídos, aunque sea con papel.

En fin, a veces creo que tengo esa misma habilidad, excepto que es una maldita condena porque el mundo está a niveles demasiado altos y me pone nerviosa. 

Qué asco las cucarachas. 

Text

I’m a foreigner

Una vez una chica se quedó a no-dormir en casa luego de escaparnos a destiempo del ValeTodo Downtown, mítico boliche LGBT limeño. Mientras fumaba doblando la esquina y la esperaba me sentí una perra en un sentido tan positivo que ahora no me enorgullezco para nada.

La novia la llamó TODA la noche. Literalmente. En esa época no había smartphones y las baterías duraban más de 100 llamadas perdidas. La llamó tanto que podríamos haber usado el aparatito como vibrador. No me hizo caso cuando lo propuse.

Al otro día la acompañé a la parada del bondi. Nos comimos una hamburguesa paradas en una esquina hablando de la culpa y esas mierdas en las que yo no podía pensar a niveles muy profundos porque además tenía resaca. Inventamos grandes mentiras, grandes. 

El detalle fue que a la mañana muy temprano había finalmente llamado a su novia. Pero desde el fijo de mi casa, porque no tenía crédito. Y en algún momento de la tarde la cornuda en cuestión devolvió la llamada. Y atendió mi madre. Con su acento argentino. Y nos descubrieron.

Text

Acabo de ver la foto que tenía de wallpaper en la época en la que me enamoré de vos y MIERDA, qué HERMOSA, puta madre. 

Text

Horas antes de la última #FiestaLT llegó el equipo de seguridad (cuatro monos de dos metros y 120 kilos de pura testosterona cada uno) y cuando me acerqué a presentarme me sentí inusualmente chiquitita. Los tipos hablaban con una seriedad de bulldog que me hacía preguntarme si de verdad estábamos planeando de una fiesta o un robo a un banco en una película de bajo presupuesto.

En cualquier caso el asunto fue que me pidieron instrucciones y la última pregunta fue si la gente se podía drogar. Me causó gracia, justo antes de eso el dueño del local estaba acomodando unos vasos y preguntaron si era un ambiente fumador. Dije que sí, si al señor no le jodía, por supuesto que sí. Lucho fuma. Yo también. Uno de los muchachos se llevó los dedos apretados a la boca como haría Lana del Rey y levantó las cejas inquiriendo al tiempo que me decía “¿Yyyyyyyyy….?”. 

Text

I’m drinking a soy latte, I get a double shot. It goes right through my body and you know I’m satisfied. I drive my mini cooper and I’m feeling super-dooper, yo. They tell I’m a trooper and you know I’m satisfied. I do yoga and pilates and the room is full of hotties, so I’m checking out the bodies and you know I’m satisfied. I’m digging on the isotopes, this metaphysic’s shit is dope, and if all this can give me hope you know I’m satisfied. I got a lawyer and a manager, an agent and a chef, three nannies, an assistant, and a driver and a jet, a trainer and a butler and a bodyguard or five, a gardener and a stylist, do you think I’m satisfied? I’d like to express my extreme point of view: I’m not Christian and I’m not a Jew, I'm just living out the American dream and I just realized that nothing Is what it seems.

Text

Creo que finalmente estoy en paz con el pasado.

http://sietedocenueve.tumblr.com/

Text

Ctrl + Z

Tras 27 años invicta, hoy, por primera vez en la vida, me robaron. El teléfono. No fue violento ni traumático. Fue una más de esas escasas circunstancias en las que me hubiera gustado poder hacer ctrl z.

Le tenía mucho cariño a ese aparatito tan elegante. Fue el primer celular que me compré, siempre me los había bancado todos papito. Pero además simbolizó mi independencia.  

Como en toda revolución, el día que desembolsé un sueldo entero y me compré un iPhone por eBay DE LA NADA hubo mucho caos, locura e impulsividad. Mi iPhone fue un signo de poder. De poder emanciparme, de poder producir from scratch, de poder desatarme. 

Creo que el robo fue bastante oportuno, me agarró en pleno desafío de superación personal. Hoy empieza una etapa nueva. 

No lloré.

Resiliencia.